Tras estudiar los elementos más atractivos de la mora, aislarlos y concentrarlos, sale al mercado este producto, demostrando la atracción que hacia él tienen los ciprinidos, y su garantía de éxito en diversos escenarios.