Tradicionalmente, se ha utilizado como cebo de pesca un alimento muy presente en nuestra dieta: el queso. Demostrada su eficacia durante décadas, su aroma y atracción siguen presentes en la pesca moderna, por ello incluimos este aroma en el catálogo. Carpas, barbos, sirulos, esturiones, tencas, etc. han sucumbido a nuestro queso en toda Europa, convirtiéndolo en uno de nuestros productos más versátiles y demandados.