La chufa es un cebo atractivo que hemos mejorado tanto en color como en composición, añadiéndole aminoácidos, ésteres y ácidos carboxílicos que no incluyen de forma natural.